future of transport ticketing

El futuro del ticketing de transporte pasa por el teléfono móvil

Cuando se decide abandonar el sistema existente de tickets en papel y smartcards, la respuesta habitual suele ser instalar un costoso sistema de smartcards sin contacto o de ciclo cerrado para añadir después el ticketing móvil, ¿verdad?

 

Incorrecto.

 

El ticketing móvil debería ser el primer paso que añada a su sistema de ticketing y, después, tarjetas EMV sin contacto.

 

¿Por qué?

 

Porque el ticketing móvil se instala más rápido, aporta más valor y ofrece unos niveles de adopción superiores, todo ello a un coste más bajo.

 

Las tarjetas EMV sin contacto son una tecnología fantástica, pero presentan un despliegue más lento y su nivel de adopción lleva años de retraso con respecto al de los smartphones en casi todas las regiones. A nuestro entender, tiene más sentido desplegar el ticketing móvil primero e implementar las tarjetas EMV a posteriori, cuando su adopción se haya generalizado.

 

En este artículo nos ocupamos del futuro del ticketing de transporte y por qué creemos en un enfoque que comienza con el teléfono móvil.

 

El futuro del ticketing de transporte

La revolución móvil significa que todos nosotros llevamos ya un dispositivo en nuestros bolsillos que puede ser una máquina expendedora de tickets, el propio ticket y un asistente de viaje.

 

Hoy en día, el móvil puede decirnos cómo llegar a nuestro destino y también puede facilitar nuestros desplazamientos, incluido el procesamiento de los pagos y la descarga de los tickets, de modo que ofrece un nivel de comodidad similar al de Uber al utilizar el transporte público.

 

Ahora es posible viajar en transporte público sin tener que dedicar tiempo a buscar el dinero o un sitio donde comprar los tickets después de hacer cola.

 

Cuando hablamos de utilizar las cosas que están en el bolsillo del pasajero, básicamente nos alejamos del antiguo mundo del ticketing donde los proveedores de transporte (autoridades y operadores) facilitaban un título de transporte en soporte físico. Tanto la tecnología móvil como los soportes EMV sin contacto facilitan este planteamiento, pero a velocidades y precios distintos.

 

Hasta no hace mucho, los proveedores de transporte proporcionaban un anticuado ticket magnético de papel o una smartcard.

 

Desgraciadamente, para ello se necesita una compleja infraestructura que facilite el pago y entregar un trozo de plástico o de papel con el que viajar.

 

El ticketing del futuro revierte este enfoque para lo que no necesitamos toda esa infraestructura y elimina la necesidad de entregar objetos especiales de uso único al público debido a su elevado coste.

 

Cuando utilizamos un sistema como Octopus u Oyster, en realidad, estamos usando una moneda privada con su propio banco privado. Dispone de servicios que cambian el dinero de la moneda local a la moneda de transporte (máquinas de recarga), luego, es preciso emitir estas (como un proveedor de tarjetas de crédito) y ofrecer el servicio posventa de recambio y mantenimiento de las tarjetas. Ninguna de esas actividades comerciales tiene nada que ver con la prestación de servicios de transporte.

 

En Masabi queremos dar la vuelta a este enfoque y usar algo que todos llevamos en el bolsillo como ticket. Si tenemos un teléfono, usemos el teléfono. Si tenemos una tarjeta sin contacto del banco, usemos la tarjeta. Si llevamos algo portátil que sea un dispositivo de pago, usémoslo también. Y para las personas sin cuenta bancaria que tampoco disponen de un smartphone, utilizaremos algo con lo que ya cuentan las tiendas de de barrio, una impresora de recibos en papel que también permite convertir un papel que cuesta 0,001 céntimos en un ticket inteligente.

 

Sin embargo, lo que vamos a hacer no será empezar a emitir smartcards, sino emplear cosas que ya existen en el mercado y, así, reducir los costes de inversión y operativos, así como los residuos materiales.

 

El enfoque de comenzar con el móvil

Suponemos que, como empresa de ticketing móvil, podríamos decir que el teléfono móvil es lo único que se necesita como ticket. Pero no lo haremos. No creemos en un enfoque centrado únicamente en el móvil, dado que no se adapta a todos los pasajeros, pero sí creemos firmemente en comenzar con el móvil como primer paso.

 

Gracias a su rápido desarrollo, adopción y bajo coste, el móvil no debería ser la última opción añadida al conjunto de ticketing, debería ser la primera.

 

Ya no es preciso invertir en un costoso sistema de smartcards cuando un sistema de ticketing móvil adecuado ofrece una mejora tecnológica agradable para el pasajero, un enorme aumento de la capacidad de venta, una reducción de las colas, un ahorro en los costes de explotación y podría ser el primer paso hacia el ticketing completamente asociado a cuentas.

 

Al instalar un sistema de ticketing móvil que incluye un servicio de gestión capaz de llevar a cabo el ticketing asociado a cuentas y, al conseguir cada vez más lectores compatibles con más de un tipo de token, podremos empezar a introducir productos asociados a cuentas con el paso del tiempo y añadir otras formas de token en el modo y momento que resulte oportuno y eficiente en costes.

 

Esto significa que ya no será preciso instalar primero un costoso sistema de smartcards o tarjetas sin contacto para empezar a utilizar el ticketing asociado a cuentas.

 

El ticketing móvil puede funcionar como un ticket tradicional de prueba de pago (información en el ticket, adecuado para compras de última hora) o para facilitar el ticketing asociado a cuentas (ficha e información estáticas en la nube, sujetas a retrasos de sincronización), permitiendo registrar y experimentar con productos basados en cuentas mientras se migra hacia el ticketing completamente basado en cuentas.

 

Dado que el ticketing basdo en cuentas todavía presenta dificultades en cuanto a las recargas o las compras de última hora (de ahí que TfL conserve la tarjeta Oyster), les animamos a poner en marcha un despliegue gradual de productos asociados a cuentas, principalmente para vales periódicos, mientras se perfeccionan los procesos de comunicación y de negocio. En el futuro, cuando la conectividad haya mejorado, podrán pasarse al ticketing 100 % asociado a cuentas. Esta es una de las principales razones por las que creemos en el enfoque que prima el teléfono móvil antes que en el asociado a cuentas.

 

El teléfono móvil ha revolucionado casi todo lo que hacemos y la movilidad urbana no es una excepción, solo hay que fijarse en Google Maps y Uber.

 

El ticketing de transporte no debería centrarse en el uso de una tecnología u otra, sino en permitir a los pasajeros elegir la opción que más les convenga. Se tiene que hacer de tal modo que resulte lo más rentable posible para los proveedores de transporte, a la vez que útil y cómodo para los pasajeros. Por eso consideramos que el futuro del ticketing de transporte pasa por comenzar con el móvil.

 

Acerca de JustRide:

Con JustRide estamos creando una plataforma preparada para el futuro del ticketing de transporte. Al ofrecer productos de ticketing móvil, no nos decantamos con respecto al uso o no del móvil como soporte de los tickets (ya sean de códigos de barras, NFC o BLE). Todos nuestros sistemas de validación y administración se han diseñado para ser compatibles con todas las tecnologías, a la par que ofrecen una migración fluida hacia el ticketing basado en cuentas.

 

Para obtener más información acerca de JustRide, puede escribirnos a: James.gooch@masabi.com

Masabi is the global leader in mobile ticketing and innovative fare collection across all types of public transport including buses, trains, trams, ferries and subway. Its technology signals the end of ticket queues, lost tickets and fumbling for cash by allowing passengers to quickly and securely buy and display tickets on their mobile phones.