ity landscape with skyscrapers showing a train heading into the city and a but stop with a smartphone showing the Justride app

La ruta hacia el ticketing basado en cuentas

Como proveedor de sistemas de ticketing, a menudo nos preguntan nuestra opinión acerca del futuro del ticketing para el transporte y cómo pueden los proveedores de transporte (autoridades y operadores) iniciar la ruta hacia el ticketing basado en cuentas.

 

La Smartcard Alliance define el ticketing basado en cuentas como “La arquitectura de sistemas de cobro de tarifas de transporte que utiliza el sistema de gestión para aplicar las normas comerciales relevantes, determinar las tarifas y finalizar la transacción”. Esto se traduce para el pasajero en que puede usar cualquier cosa que tenga en el bolsillo para viajar, dado que la lógica de las tarifas pasa de residir en la tarjeta al backoffice en la nube.

 

En este artículo nos centramos en nuestra visión del futuro del ticketing de transporte y cuál es la mejor alternativa a disposición de los operadores de transporte para iniciar la evolución hacia los sistemas basados en cuentas.

 

El futuro del ticketing de transporte

Antes de nada, hablaremos brevemente sobre el futuro del ticketing de transporte. Consideramos que el futuro del ticketing gira en torno a los sistemas basados en cuentas, donde cada pasajero tiene su propia «cuenta» en el área de gestión.

 

Al gestionar los títulos de transporte de los pasajeros a través de sus cuentas, los datos del billete se trasladan del soporte físico a un punto central del área de gestión.

 

Esto aporta muchos beneficios para el proveedor de transporte. Los cambios en las tarifas resultan mucho más claros, dado que no es preciso actualizar cada validador físico por separado, ahorrando consecuentemente costes. Mejora la atención al cliente, ya que el billete está en la nube, no en un papel o una tarjeta sin contacto (y sin conexión), y los informes se pueden entregar en tiempo real. Permite que múltiples «tokens» actúen como billetes, lo que significa que, siempre que estos sean seguros y se disponga de la tecnología necesaria para ser escaneados en la red (ya sea un código de barras, RFID, NFC, EMV o BLE), los pasajeros podrán utilizar lo que tengan en su bolsillo para realizar su viaje.

 

La ruta hacia el ticketing basado en cuentas

Los proveedores de transporte que ya han adoptado el ticketing basado en cuentas han seguido los siguientes pasos:
Por lo general, los billetes de papel se han sustituido por sistemas de tarjetas sin contacto. Estos sistemas trajeron consigo ventajas como la mejora de la información de uso para el operador de transporte y contribuyeron enormemente a la reducción del fraude, además de resultar sólidos y fiables.

 

No obstante, la introducción de las tarjetas sin contacto hizo que los operadores tuvieran que instalar un sistema de ciclo cerrado, en el cual la información del título de transporte se almacenaba en la tarjeta y era el operador de transporte quien debía proporcionar y gestionar esas tarjetas. La gestión de las tarjetas, así como la instalación y mantenimiento de esos sistemas resultan extremadamente caros y se tarda años en desplegarlos.

 

La mayor parte de los operadores que han seguido este camino utilizan actualmente una combinación de los tres sistemas mientras intentan que los pasajeros abandonen poco a poco los billetes en papel y posteriormente las tarjetas sin contacto.

 

La velocidad de los cambios en la industria del ticketing supone que esta vía ya no es necesaria. De hecho, en muchos casos, no tiene sentido para el operador de transporte.

 

El ticketing móvil está revolucionando la forma en que los proveedores pueden hacer migrar su organización hacia el ticketing basado en cuentas. Veamos nuestra plataforma JustRide en un ejemplo: la información de las tarifas se encuentra en el área de gestión, de modo que es posible obtener todas las ventajas de un sistema de tarjetas sin contacto con el beneficio añadido de un área de gestión central basado en cuentas. Al mismo tiempo, el ticketing móvil disminuye la presión sobre la infraestructura de ticketing existente, al alejar a las personas de las máquinas expendedoras de tickets y los puntos de venta existentes.

 

En un sistema abierto, el ticketing móvil se puede desplegar sin ningún gasto de capital y puede instalarse fácilmente (en semanas y meses en lugar de en años), por lo que los proveedores de transporte pueden contar con un sistema basado en cuentas inmediatamente. En un sistema cerrado, los lectores pueden actualizarse sin necesidad de sustituirlos mediante la retroadaptación con lectores multiformato que permiten leer códigos de barras móviles hoy en día, pero que también ofrecen la posibilidad de añadir la compatibilidad con tecnologías EMV y BLE (Bluetooth Low Energy) para futuras actualizaciones, aportando así un enfoque mucho más modular a las actualizaciones.

 

El principal requisito consiste en asegurarse de que la arquitectura de los lectores y el ticketing móvil esté preparada para el ticketing basado en cuentas y demostrar que se ha desarrollado para ser ampliada al ticketing basado en cuentas sin tener que ser sustituida. En ese momento, los procesos comerciales pueden incluso comenzar a evaluar el ticketing basado en cuentas usando tokens de códigos de barras listos para expandirse a otros tipos de tokens o soportes para identificar al usuario.

 

El último obstáculo que impide que los billetes basados en cuentas sustituyan directamente a todos los demás es la compra de viajes en el último momento. El único token asociado a cuentas que funciona sin verse alterado por los fallos de conectividad es una tarjeta de pago con crédito.
Desgraciadamente, si una cuenta o tarjeta monedero se ha quedado sin fondos y se recarga, puede pasar algún tiempo hasta que la recarga se transmita a todos los vehículos o estaciones para poder viajar.

 

Son estos problemas de retraso en las comunicaciones la razón por la que Transport for London sigue manteniendo la tarjeta Oyster, con el fin de permitir las recargas de última hora y poder viajar inmediatamente después. Por este motivo, recomendamos a los proveedores que comiencen la migración hacia los viajes basados en cuentas con pases de mayor duración y cuentas que necesiten menos recargas instantáneas, manteniendo al mismo tiempo los tickets de última hora en soportes de códigos de barras u otros más tradicionales que puedan utilizarse inmediatamente tras su adquisición. Cuando las comunicaciones sean más fiables, el ticketing basado en cuentas podrá abarcar esos tipos de billetes de última hora también.

 

Conclusión
Independientemente de si se utiliza un sistema de tarjetas sin contacto o billetes en papel, el ticketing móvil permite un despliegue rápido de un sistema de ticketing basado en cuentas. Esto ofrece a los operadores una capacidad de venta infinita (cada usuario ya lleva una máquina de venta de billetes en el bolsillo) y empieza a alejar a los pasajeros de las costosas opciones tradicionales de ticketing.

 

Con la instalación de un sistema ejecutado desde un área de gestión central y la elección de un proveedor con una estructura adecuada y preparada para el futuro, los operadores de transporte pueden iniciar la migración hacia el ticketing completamente basado en cuentas. Una vez que el ticketing móvil esté en funcionamiento, los proveedores podrán integrar gradualmente otros tokens en el área de gestión central. El objetivo final es conseguir un sistema de ticketing completamente basado en cuentas, que permita a los pasajeros utilizar lo que tengan en el bolsillo para viajar, ya sea un teléfono móvil, una tarjeta sin contacto, etc.

 

Si desea ver una demostración de la arquitectura del ticketing basado en cuentas en acción con un despliegue estándar de ticketing móvil, contacte con Masabi y solicite una demostración.

Masabi is the global leader in mobile ticketing and innovative fare collection across all types of public transport including buses, trains, trams, ferries and subway. Its technology signals the end of ticket queues, lost tickets and fumbling for cash by allowing passengers to quickly and securely buy and display tickets on their mobile phones.